Dicen que los clásicos nunca mueren, pero ¿quién dice qué es un clásico? Un jovencísimo Dustin Hoffman interpreta en El Graduado a un recién licenciado, a un pollito salido del cascarón al que una mujer mayor, muy cercana a su familia, se le insinúa hasta el punto en el que se envuelven en una rueda de sexo que trastornará la mente y vida de ambos. Jose Antonio Sánchez